Propuesta para la creación de una dirección de proyectos en la Asociación Civil Solidaridad en Marcha Arequipa, Arequipa 2019

Loading...
Thumbnail Image
Date
2020
Journal Title
Journal ISSN
Volume Title
Publisher
Universidad Católica San Pablo
Abstract
El tercer sector –las organizaciones no lucrativas, sin fines comerciales y que tienen como objeto fundamental la promoción del desarrollo social–, ha experimentado en los últimos años una transformación muy fuerte. El dinamismo de estas organizaciones se ha visto impulsado por tendencias globales y exigencias de un mercado cambiante y acelerado, pero el verdadero motor de esta transformación parece ser la creciente conciencia social por la dignidad de la persona humana. En efecto, los agentes socioeconómicos de cambio perciben con mucha claridad que no hay desarrollo verdadero y crecimiento sostenible si se mantienen brechas y desigualdades sociales escandalosas. Los motores del desarrollo son conocidos: salud, educación, trabajo digno, seguridad, etc.; el asunto ahora es concretar las oportunidades de desarrollo humano sostenible para la mayor parte de la población. Las exigencias para las organizaciones sociales de desarrollo no son las mismas que hace unos años. Definitivamente, la tendencia hacia el desarrollo no solo ha llevado a que el estado y la empresa privada dediquen más y mejores recursos, y esfuerzos para la responsabilidad social corporativa/empresarial, sino que también están exigiendo a las organizaciones sociales, más profesionalismo, mejores recursos, estrategia y visión global. Asimismo, se exige que todos los sectores se comuniquen, dialoguen e intercambien reflexión y análisis, para poder responder al inmenso reto de reducir la pobreza y crear reales oportunidades de desarrollo. Solidaridad en Marcha viene trabajando hace más de 28 años por el desarrollo de las poblaciones más vulnerables y se ha posicionado como una importante entidad promotora del desarrollo a nivel latinoamericano. Lo ha hecho centrando sus esfuerzos por elevar la dignidad de las personas, ofreciendo mejores condiciones de vida para los más necesitados, llevando a cabo proyectos tanto asistenciales como de desarrollo. Solidaridad en Marcha, con proyectos de diversas dimensiones, asociado con benefactores estatales, privados, nacionales e internacionales, y con inversiones realizadas en infraestructura en diversas ciudades, ha visto frenado su crecimiento y sus posibilidades de desarrollar proyectos exitosos debido a una inadecuada gestión, falta de estrategia y falta de profesionalismo. Esta situación ha venido desgastando la cultura organizacional, la identidad y los recursos de la institución. Para que Solidaridad en Marcha pueda integrarse al nuevo modelo de desarrollo, debe profesionalizar la organización, mejorar su capacidad para la gestión de proyectos, y presentarse como una entidad confiable y eficiente en la promoción social. Este trabajo plantea una propuesta muy concreta para responder a la exigencia del nuevo modelo de desarrollo que el mercado exige. Se trata de la apertura de un área de dirección de proyectos, que permita introducir gradualmente una cultura de proyectos en la organización y normalizar las mejores prácticas que lleven a Solidaridad en Marcha a reposicionarse como entidad diseñadora y ejecutora de proyectos sociales para el desarrollo. La introducción de este cambio organizacional, permitirá impulsarla hacia la eficacia y eficiencia en la gestión y, por lo tanto, hacia el éxito en su misión fundamental.
Description
Citation